BUITRES EN EL CARNAVAL DE RIO

CARNAVAL RIO

 

  • Una vez que concluye el carnaval de Brasil sucede algo sorprendente. Muchos participantes abandonan en la basura sus costosos trajes, pero hay quien los recupera y busca reciclarlos

RÍO DE JANEIRO, Brasil, mar. 4, 2014.- Son las 2 y veinte de la madrugada y estamos en la zona de dispersión del sambódromo de Rio de Janeiro, el lugar donde los participantes abandonan el recinto después de un intenso desfile de 80 minutos al ritmo de la samba.

Aquí sucede algo tan sorprendente como inexplicable. Muchos participantes que han pagado elevadas cantidades para desfilar, abandonan sus disfraces nada mas salen del sambódromo,

con el único argumento de evitar cargar con ellos hasta sus casas.

Son disfraces elaborados y caros. Por ello, hasta aquí viene gente de varios puntos de Brasil y del Cono sur para llevárselos y aprovechar de ellos lo que sea posible.

La turista argentina Anahí Bravo dice: “Donde yo vivo no hay material para hacer los trajes, entonces pues, que desfilamos, venimos y buscamos  todo lo que más se pueda, más que todo las plumas porque es lo más caro, lo que menos se consigue”.

Efectivamente, las plumas y las piedras de bisutería son los materiales más disputados por estos hombres y mujeres “buitre”. Estos y otros complementos se aprovechan en disfraces para el año que viene o directamente se hace negocio con ellos.

El kilo de plumas cuesta hoy alrededor  de los 1.800 reales (765 dólares), según Gerardo Eugenio, una de las muchas personas que recogen los restos de los vestuarios de la basura.

Gerardo cuenta que al final del carnaval se lleva a casa unos 15 kilos de plumas, así que saquen la cuenta. En las montañas se acumulan los preciados tejidos del carnaval, los más insólitos complementos y armazones enteros de hierro que soportan los disfraces. Mientras unos abandonan el minucioso trabajo de todo un año, otros rebuscan entre las sobras con una filosofía clara.

“He venido para disfrutar del carnaval y vengo aquí para llevarme algunos disfraces y aprovecharlos en otros disfraces. Aquí tiran lujo a la basura. Convierten lujo en basura. Donde vivo no tenemos lujos y transformamos de nuevo la basura en lujo”, subraya Manoel Inacio.

Es literalmente mucho dinero y mucho trabajo tirado a la basura. Por ejemplo, se puede ver parte de un disfraz con el que este año ha desfilado la ‘escola’ de samba de Mangueira,  que cuesta aproximadamente unos 500 dólares. Y si estos hombres buitre no vienen hasta aquí para llevárselos y reciclarlos, inevitablemente terminan  en la basura.

Las fauces de un camión se tragan todo lo que nadie quiere y hace el resto del trabajo ante la indignación y sorpresa  de muchos que no entienden como se permite algo así en un país donde hay tanta necesidad.

 Ver video

http://noticieros.televisa.com/mundo/1403/buitres-carnaval-rio/